Browsing Tag

Creación colaborativa

Experiencias colaborativas

Department 21 o como crear entre estudiantes un departamento propio

Department 21 es una comunidad temporal que tuvo lugar entre 2009 y 2011 donde diseñadores, artistas y arquitectos pudieron encontrarse, colaborar y compartir dentro de un espacio institucional de forma independiente. “Permitiendo a los estudiantes de diferentes departamentos trabajar juntos contenidos e intereses comunes, organizar cosas muy fácilmente, compartir e influenciar unos en los otros en un nivel no competitivo en un camino productivo y pro-activo” como afirma uno de sus participantes.

Department 21 es un proyecto que partió del uso de un espacio institucional como la Royal College of Arts para  generar  dinámicas independientes y participativas mediante la creación de diferentes actividades y procesos creativos entre los propios estudiantes del centro.

Department 21 configuró una comunidad temporal interdisciplinar y colaborativa que trabajaba en entornos locales los cuales conocían su realidad social. Este factor reseñable en el proyecto ya que acentúa la viabilidad del mismo. Es un proyecto donde diseñadores, artistas y arquitectos podían encontrarse, colaborar y compartir espacios de trabajo más allá de límite institucional de sus propias disciplinas. Fue configurado en 2009 cuando un grupo de estudiantes de la Royal College of Arts (Londres) que iniciaron su propio espacio de estudio y departamento paralelo, donde nuevas discusiones y formas de trabajar fueran activadas (Pippa Koszerek y Department 21, s.f.).

Emergido de una voluntad autogestionada y a la vez dependiente de una institución educativa que aceptó la propuesta después de prolongadas negociaciones, logró crear un lugar donde poner sobre la mesa ideas y acciones alternativas de aprendizaje colaborativo, a través de la creación de espacios de diálogo interdisciplinares donde los estudiantes pudieran encontrar un lugar de encuentro y trabajo paralelo basado en el apoyo mutuo.

Department 21 siente la necesidad de crear la premisa para los encuentros individuales con los otros a través de trabajos espontáneos colaborativos, métodos basados en intereses comunes, la curiosidad y el dialogo critico (Pippa Koszerek y Department 21, s.f.) en proceso continuo de comunidad en transformación, redimensión y replanteamiento crítico de sus bases. En definitiva “reconstruyen un espacio-estudio, subvirtiendo las dinámicas de enseñanza en una campañaa para la liberación de los programas de departamento y sus apretadas estructuras pedagógicas” (Felcey, Kettle y Ravetz, 2013, p. 128).

Continue Reading

Experiencias colaborativas

Parallel School: autoformación, colaboración y arte

Así, la historia de la pedagogía es más una historia de amor que una historia de materiales didácticos. ¿Cómo podemos mover la posición autoritaria de enseñar hacia aproximaciones más generosas de compartir? ¿Cómo podemos repensar los formatos convencionales de actividades y escuelas, y así redescubrir la inevitable idea de placer? (Parallel school)

Todo el conjunto de procesos de enseñanza y aprendizaje que configuran una acción educativa da como resultado el currículum, que lo compone a su vez un sistema de representaciones que no posee ni verdades, ni realidades absolutas y que está sometido a múltiples variables que lo hace maleable, mutable y heterogéneo al mismo tiempo. Si por otra parte colaborar significa la unión de unas personas para formar una comunidad flexible que se sitúa en un territorio de búsquedas individuales y colectivas, en pos de una meta común; entonces podemos entender que el currículum de una práctica artístico-pedagógica, no es más que la suma de acciones experienciales en un contexto de intercambio colaborativo en diferentes niveles: orales, visuales, escritos; pero también afectivos y emocionales.

En relación a esto, me gustaría referenciar el proyecto Parallel School como un caso paradigmático y muy vinculado a la idea y práctica de posicionamiento, compromiso y colaboración que se expone en la anterior reflexión, pero también como proyecto de autoformación alternativa. Su historia comienza a partir de unas cartas de los alumnos de la ENSAD (Ècole nationale superièure des Arts Décoratifs) a los alumnos de la RCA (Royal College of Arts) que se cruzan para buscar espacios de discusión e intercambio. De este proceso nació la propuesta Parallel School, un proyecto con un interesante posicionamiento que actualmente se sitúa en un marco no institucional y autogestionado relacionado con una amplia variedad de propuestas vinculadas con el arte y el diseño. En su manifiesto (Parallel School, s.f.) afirman que:

Nosotros queremos traer gente de diferentes lugares y áreas para compartir conocimiento, conectar e iniciar proyectos, publicaciones, encuentros y talleres.

  • Parallel School no pertenece a nadie
  • Parallel School no tiene localización
  • Parallel School no es enseñanza
  • Parallel School es aprendizaje

parallel-school-aprender-colaborando-blog-04

Continue Reading

Experiencias colaborativas

Un paso de cebra, una acción colaborativa y una reivindicación

En esta entrada del blog me gustaría compartir una acción de creación colaborativa que reivindica el papel del peatón e invita a la reflexión sobre su papel en el diseño urbano.

¿Cómo pueden los peatones cruzar de forma legal por donde quieran, y no solo por el capricho de los planificadores de tráfico?. Esta acción de Gerhard Lang llamada zebrastreifen (paso de cebra), permitió a una procesión de 600 personas cruzar calles, callejones, patios y aparcamientos de coche de la ciudad alemana de Kassel sin cometer una imprudencia.

Continue Reading

Artículos y aproximaciones prácticas, Experiencias colaborativas

Colabor(a)cción por Marcos Isabel

Se cumplen 3 años desde que comenzó aquella enriquecedora experiencia de creación colaborativa 3 Weeks Bside Project Experience, que diseñé y lancé junto a Ignasi López dentro de nuestro proyecto Bside (Ahora en fase de Barbecho)

Pasado el tiempo uno retorna a las vivencias con la distancia del tiempo y con la perspectiva maravillosa de caminar aprendiendo junto a otras personas. Podría volver a hablar del proyecto y como surgió (aquí tenéis un audio de una charla en la libreria Enclave que lo explica o podéis ver los videos que intercalo en el artículo) pero se me ocurrido una mejor manera: recuperar un bonito artículo que escribió en Noviembre de 2013 uno de sus participantes y buen amigo: Marcos Isabel. Creo que es la mejor manera de revisitar un proyecto lleno de reveladores procesos colaborativos.

Aprovecho para agradecer a todos los participaron de una forma u otra con su motivación a la experiencia. Os dejo con el artículo.

Colabor(a)cción por Marcos Isabel

Se cumplen cien años del nacimiento de Albert Camus, uno de los autores más destacados y audaces del siglo pasado. Bien podría ocupar, por derecho propio, un lugar entre aquellos denominados imprescindibles y no sólo en cuanto a literatura sino en cuanto a un hombre cuya bandera ideológica pareció ser la de un espíritu rebelde y guerrero hasta sus últimas consecuencias. Un hombre con una filosofía sin amo ni dios.

Recientemente la revista leer publicó, en su número de Septiembre, un especial sobre su vida y obra; además de recoger otras pasiones reconocidas como el teatro o su vinculación a España. Para el escritor francés, de origen argelino, el teatro era un terreno mágico capaz de dotarle de las herramientas necesarias para su máxima expresión; para alcanzar una mayor felicidad. Si uno repasa sus obras, sus pensamientos, sus tratados, comprenderá aquella lucha permanente que siempre mantuvo a favor del desarrollo de cada individuo como base para conseguir una mayor unión colectiva. No era de extrañar que amigos y conocidos, le vieran subido a un escenario con la emoción de un niño dispuesto a cambiar el mundo. Su entrega al teatro era total; dejando alguna que otra reflexión acerca de ello:

En la soledad el artista reina pero sobre el vacío. En el teatro él nunca es el Rey. Lo que quiere hacer depende de los otros. El director precisa del actor, que a su vez precisa de aquel. Esta mutua dependencia, cuando es reconocida con la humildad y el buen humor que siempre debe haber, establece la solidaridad del oficio y da cuerpo a la camaradería de todos los días. Aquí, nosotros estamos unidos los unos a los otros sin que ninguno pierda por eso su libertad. ¿No es esa una buena receta para la sociedad del futuro? “

Desde luego, a priori, parece una receta estimulante y conveniente para su desarrollo. Al menos el intento ya daría muestras de un cambio de actitud, y por ello, de querer cambiar las cosas, de tener otra voluntad en recorrer el camino. En cuanto a géneros – o mejor llamémoslo estados de creación ya que no se trata de clasificar disciplinas sino de hablar de experiencias – se extiende esa creencia acerca de la figura y nombre del autor – no del posicionamiento – en el primer puesto de la pirámide de toda creación o proyecto. Algunos trabajos literarios y sobre todo fotográficos parten de esa idea de autor en la que él es el origen y el final. Y aunque el origen y el final suelen ser harto recordados – y difundidos –, pocas cosas son tan significantes como el propio proceso de la obra. Además, ¿quién establece ese origen?, ¿cómo?. Si hablamos de procesos y grupo ¿cómo y quién establece ese origen puesto que el comienzo de un proyecto grupal es el comienzo de un camino compartido?. Una actividad puede ser solitaria pero no necesariamente individual, y por el contrario ser llevada acabo colectivamente para su máxima expresión, cuyo fin, puede ir más allá de la materialización de la obra. Cuyo fin, en el fondo, es inexistente por mucho que nos empeñemos en creer lo contrario.

Continue Reading