ARTÍCULOS Y PRÁCTICAS PEDAGÓGICAS

5 razones por las que aprender un idioma en grupo

Estudiar un idioma es actualmente una actividad tan importante y como natural. Es este artículo planteamos una pregunta: ¿Por qué es tan beneficioso aprender un segundo idioma en grupo? Te damos motivos. 

En el mundo interconectado en el que vivimos en la actualidad, sobre todo gracias al uso de las nuevas tecnologías, las últimas generaciones van a tener que plantearse nuevos retos. Si estas quieren conocer otras culturas, poder viajar al extranjero sin ningún tipo de problemas, u obtener un empleo de calidad en el que el trato con el cliente esté a la orden del día, el aprendizaje de un segundo idioma resulta fundamental. Comunicarse a través del lenguaje propio es más que necesario, pero pasa a un segundo plano cuando hablamos de traspasar fronteras y buscar un futuro en otros lugares del planeta.

Según el Instituto Lingüístico del Mundo, conocido en inglés como Ethnologue: Languages of the World, los tres idiomas que conforman el ranking de los más hablados en el mundo son el chino mandarín en primera posición, seguido del español, y posteriormente estaría el inglés. El hindi, el árabe y el bengalí llegan en las siguientes posiciones, unos datos fiables teniendo en cuenta que llegan desde una organización dedicada al estudio de las lenguas y su influencia. Por ello, a la hora de elegir ese segundo idioma hay que tener muy en cuenta cuáles tienen más influencia y cuáles nos van a abrir más puertas.

Existen multitud de idiomas en el mundo, aproximadamente unos 7.000, y seguro que te has preguntado por cuál de ellos deberías decantarte. Hay múltiples razones que se pueden tener en consideración para llegar hasta el adecuado, aunque el mejor considerado y con el que se obtienen grandes beneficios hoy en día es el inglés. Porque es de los más utilizados en internet, porque se requiere en las ofertas de trabajo o porque se habla en países especialmente influyentes en la escala económica mundial. Aunque, el idioma anglosajón esconde una dificultad en la que gran parte de los alumnos coincide y es su práctica oral.

Con dedicación todo se consigue, pero las mayores complicaciones se presentan a la hora de hablar. Por eso es que muchas academias apuestan por el estudio en grupo, donde unos alumnos puedan ayudarse a otros. ¿Por qué es tan beneficioso aprender un segundo idioma en grupo? Te damos motivos.

Mejora la fluidez

La fórmula para mejorar en un idioma no es otra que practicarlo. Todos los idiomas cuentan con frases coloquiales que vamos a poder utilizar y que nos van a sacar de momentos de apuro en los que no sepamos con exactitud qué contestar. Practicar esto en grupo ayuda mucho, puesto que si siempre practicamos con la misma persona nos acostumbramos a decir siempre lo mismo, ya que intuimos por donde nos va a salir el que tenemos en frente.

Hablar en grupo ayuda a perder el miedo a la práctica y poco a poco se va teniendo más fluidez a la hora de expresarse, algo determinante en el habla del día a día.

Perfecciona la pronunciación

Una de las barreras a las que se enfrenta un alumno a la hora de aprender un idioma es el problema para comprenderlo. Escucharse a uno mismo ayuda a tratar de corregir sonidos y fonemas que cumplen unas reglas en una lengua. Pero escuchar a otros también ayuda a que el oído se acostumbre e intente hacerse a interlocutores diferentes.

Cada persona pronuncia de una manera y si siempre escuchamos los mismos sonidos nos podemos encontrar con problemas a la hora de viajar a otros países y escuchar hablar a los nativos. Trabajar en grupo ayuda a ello.

Aumenta el vocabulario

Una idea descrita con diferentes palabras ayuda mucho a estudiantes que estén en proceso de aprendizaje de una nueva lengua. Si estudiamos en solitario tendremos la costumbre de usar siempre las mismas palabras, puesto que nos vienen mejor dadas según nuestro nivel. Si compartimos las explicaciones con otras personas, cada una utilizará una forma de decirlo y unas palabras para decirlo.

Los sinónimos nos serán de mucha utilidad a la hora de hablar, con el objetivo de no repetirnos en un coloquio largo y amplio. Lo mismo para la colocación de las frases y la manera en que queremos desarrollar un texto.

Resulta mucho más dinámico

Para que estudiar un idioma no se convierta en una obligación, más que en un pasatiempo, es clave que haya dinamismo en la forma de aprender. Acudir a una clase con otros alumnos o grupos específicos en los que practicar te ayuda a sentirte integrado y a que las actividades sean menos aburridas.

El profesor correspondiente será el que supervise la forma en la que se construyen las ideas y las oraciones y el que te corregirá si hay algún error. También marcará el ritmo de la clase para que no resulte pesada. Su figura va a cobrar importancia en este caso.

Fomenta el trabajo en grupo

Lo fundamental de aprender junto a otros compañeros es que se puedan ayudar los unos a los otros y entre todos se puedan compartir buenos momentos de lenguaje oral. Por supuesto, hay que tener en cuenta que hay personas que se pueden cohibir en grandes grupos, por ello es bueno formar congregaciones de tres o cuatro aprendices en las que todos participen. Además, esta será una herramienta para generar buenas relaciones y confianza, aunque existen otras.

En definitiva el aprendizaje en grupo puede crear una sana colaboración en donde el apoyo mutuo entre los participantes ayude a lograr el objetivo de aprender el idioma lo mejor y lo más eficientemente  posible.

 

¿Quieres recibir el newsletter con las novedades y una infografía con los 8 puntos claves del aprendizaje colaborativo?



Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply